Asociación Europea de

Peritos Judiciales de los Tribunales

EL TRIBUNAL EU

LOS TRIBUNALES

La Unión Europea tiene dos Tribunales encargados de supervisar el cumplimiento de las leyes europeas y vigilar que el presupuesto de la Unión se ejecute de manera satisfactoria.
El principal Tribunal de la UE es el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas; su principal función es velar por la aplicación y la interpretación correcta del derecho comunitario.
El Tribunal resuelve los litigios entre Estados miembros y entre éstos y las instituciones europeas en el marco del derecho comunitario.
Por otra parte, existe otro Tribunal europeo, el de Cuentas, que al contrario del Tribunal de Justicia, no dicta sentencias y no se pueden presentar demandas ante él. Su función es velar por el control y la correcta ejecución del presupuesto europeo.
Creado en 1952 al amparo del Tratado de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA), el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ostenta la tutela judicial necesaria para garantizar el respeto del Derecho Comunitario en la interpretación y aplicación de los Tratados, así como en todas las actividades de la Unión.
Esta institución también vela por el cumplimiento de la ley por parte de los estados y las instituciones europeas, y tiene competencia para resolver conflictos legales entre Estados miembros, instituciones de la UE, empresas y particulares.
El Tribunal de Justicia está compuesto por 27 jueces, uno por cada Estado miembro, elegidos de común acuerdo por los respectivos gobiernos por un periodo de 6 años con mandato renovable. A éstos les asisten los 8 abogados generales y los secretarios.
Su imparcialidad está contrastada por competencia, cualificación y años de experiencia en altos cargos judiciales en sus respectivos países.
Con el objetivo de agilizar la tramitación de todos los casos a los que debe hacer frente y mejorar el funcionamiento de la justicia, se crean otros dos tribunales que dependen del primero:
– Tribunal de Primera Instancia (desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa se denomina “Tribunal General”), también formado por, al menos, un juez de cada Estado miembro. Su principal competencia se circunscribe a la resolución de determinadas demandas presentadas por particulares, empresas, organizaciones y asuntos de competencia. Por último, el Tribunal de la Función Pública.
– Tribunal de la Función Pública. Los 7 jueces que lo componen están encargados de resolver los conflictos entre las instituciones europeas y sus funcionarios.

EL DEFENSOR DE LOS EUROPEOS

Nombrado por el Parlamento Europeo por un periodo de 5 años, su principal función es atender las quejas de los ciudadanos de los Estados miembros referentes al funcionamiento de las instituciones o de los organismos comunitarios. También pueden presentar reclamaciones las empresas, asociaciones u otras entidades que tengan un domicilio social en el territorio de la Unión.
A pesar de que sus competencias son amplias, existen una serie de ámbitos de demanda en las cuales esta figura no puede intervenir: las relacionadas con el Tribunal de Justicia, al de Primera Instancia, y las reclamaciones elevadas contra las autoridades nacionales, regionales o locales de los Estados miembros.
Los casos más claros de mal funcionamiento de las instituciones hacen referencia principalmente a falta de sometimiento a la ley o a los derechos humanos. Los abusos de poder, la denegación de información, la discriminación, la falta de respuesta o las demoras innecesarias serían cuatro ejemplos claros en los que el Defensor del Pueblo Europeo entraría en acción.
La manera de dirigirse al Defensor del Pueblo es a través de carta o de un formulario estándar disponible en la web, expresando, en cualquier lengua oficial, la identidad del reclamante, contra qué institución u órgano de la UE se dirige y el motivo de la queja.

ESPAÑA EN EUROPA

Coincidiendo con la Presidencia de la Unión Europea, España celebrará 25 años de pertenencia a la Unión.
España firmó su adhesión a la Unión el 12 de junio de 1985, y el 1 de enero de 1986, entró en vigor el Tratado de Adhesión, que convirtió a España en miembro de pleno derecho de las entonces denominadas “Comunidades Europeas”.
Gracias a la pertenencia a la Unión, España ha logrado consolidar la democracia, modernizar la economía, las infraestructuras, y los servicios públicos,participar de la moneda única, y disfrutar de los beneficios del mercado común.

Asimismo, España ha mantenido una participación constante y activa en el seno de la Unión Europea, impulsando las políticas sociales, la “Europa de los ciudadanos”, la política común de inmigración o las relaciones con el sur del Mediterráneo y con América Latina.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad